Definición del liderazgo bíblico de ancianos


A pesar de todo la que se dice sobre este tema en el Nuevo Testamento, la doctrina bíblica sobre el liderazgo de los ancianos ha sido lamentablemente mal comprendida. Aun las iglesias que declaran estar gobernadas por un cuerpo de ancianos, han replanteado el concepto de esta forma de gobierno al punto de que el propósito original y el noble lugar que al principio tenían los ancianos han sido eclipsados, en la práctica, por el pastor ordenado y su equipo de trabajo. Para clarificar nuestra comprensión de lo que es el liderazgo de ancianos en la Biblia, a la luz de las prácticas en la iglesia contemporánea, presentaré a continuación cinco rasgos primordiales del gobierno eclesial que se describe en el Nuevo Testamento: el liderazgo se caracteriza allí por ser pastoral, compartido, masculino, calificado y de servicio.

Liderazgo pastoral

La mayoría de los cristianos, cuando oyen hablar de ancianos de la iglesia, piensan en una comisión formal de la iglesia, en ministros laicos, en personas con influencia en la congregación o en asesores del pastor. Piensan en los ancianos como personas que trazan la política de la congregación, que manejan las finanzas, levantan fondos o se ocupan de la administración. A este tipo de ancianos lo llamo «ancianos de comité». La gente no espera que estos ancianos «de comité» enseñen la Palabra o se involucren pastoralmente en la vida de los miembros. Victor A. Constien, clérigo luterano y autor de “The Caring Elder” (El anciano solícito), expuso esta difundida perspectiva sobre el papel de los ancianos, cuando escribió: «Los miembros de la comisión de ancianos en una congregación no son pastores auxiliares. Son ayudantes del pastor… los ancianos facilitan y fortalecen la dinámica de trabajo en el equipo que conduce la iglesia.[4]

Esta perspectiva no sólo carece de respaldo en la Biblia sino que contradice de manera flagrante las enseñanzas del Nuevo Testamento. No es necesario leer griego o estar académicamente formado en teología para reconocer que el concepto contemporáneo del liderazgo de ancianos como una comisión en la iglesia, es irreconciliable y aun opuesta a la definición del Nuevo Testamento. Según la enseñanza bíblica, los ancianos dirigen la iglesia, enseñan y predican la Palabra, la protegen de los falsos maestros, exhortan y amonestan a los santos respecto a la sana doctrina, visitan a los enfermos y oran con ellos, y arbitran en cuestiones doctrinales. Dicho con el vocabulario bíblico, los ancianos pastoreaban, supervisaban, dirigían y cuidaban la iglesia local.

Por lo tanto, cuando Pablo y Pedro exhortan frontalmente a los líderes a hacer su tarea, ambos utilizan imágenes que provienen de la tarea de un pastor. Debe tomarse en cuenta que estos dos grandes apóstoles asignaron la tarea de pastorear la iglesia local solamente a los ancianos, y no a otro grupo ni a una persona en forma individual. Pablo recuerda a los ancianos en Asia que Dios el Espíritu Santo los ha colocado como pastores y obispos con el propósito de que pastoreen a la iglesia de Dios (Hch 20:28). Pedro exhorta a los ancianos a ser para la congregación todo la que un pastor sería para su rebaño (1 Pe 5:2). Por la tanto, nosotros también debemos considerar a los ancianos que siguen la línea apostólica y cristiana esencialmente como pastores del rebaño, no como ejecutivos en una comisión, gerentes o asesores del pastor. Si queremos entender lo que significa ser un anciano cristiano y cuál es su tarea, debemos comprender las imágenes pastorales que utiliza la Biblia. Como cuidadores de las ovejas, los ancianos deben proteger, alimentar y conducir el rebaño y deben ayudar a cubrir las muchas necesidades prácticas que tienen las ovejas. Tomando estas cuatro categorías amplias de la tarea pastoral, consideremos brevemente los ejemplos, las exhortaciones y las enseñanzas en el Nuevo Testamento con respecto a la tarea pastoral de los ancianos.

Deben proteger al rebaño. Una parte importante de la tarea de los ancianos según el Nuevo Testamento es proteger a la iglesia local de los falsos maestros. Cuando Pablo estaba por dejar Asia Menor, convocó a los ancianos de la iglesia en Efeso para darles una exhortación final. La esencia de lo que Pablo les encarga es que cuiden el rebaño porque los lobos están al acecho:

Enviando, pues, desde Mileto a Efeso, hizo llamar a los ancianos de la iglesia. . . «Mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre. Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño. Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos. Por tanto, velad» (Hec 20: 17, 28-31).

De acuerdo con los requisitos que Pablo establece para los ancianos, un candidato debe tener suficiente conocimiento de las Escrituras como para ser capaz de
refutar a los falsos maestros:

“Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses ancianos en cada ciudad así como yo te mandé; el que fuere irreprensible… retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada, para que también pueda exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen” (Tit 1:5, 6a, 9).

Por ejemplo, los ancianos en Jerusalén se encontraron con los apóstoles a fin de discernir el error doctrinal: «Y se reunieron los apóstoles y los ancianos para conocer de este asunto» (Hechos 15:6). Al igual que los apóstoles, los ancianos en Jerusalén debían conocer la Palabra para que pudieran proteger al rebaño de los falsos profetas.

Deben alimentar al rebaño. A diferencia de los modernos ancianos de comité eclesial, en el Nuevo Testamento se requería a todos los ancianos que fueran capaces para enseñar (1 Timoteo 3:2). Al enumerar los requisitos de los ancianos en su carta a Tito, Pablo declara que el anciano debe ser «retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada, para que también pueda exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen» (Tito 1:9). En un pasaje sumamente significativo sobre los ancianos, Pablo escribe sobre algunos ancianos que trabajan predicando y enseñando y que, por la tanto, tienen derecho a recibir sostén económico de la iglesia local:

“Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar. Pues la Escritura dice: No pondrás bozal al buey que trilla; y: Digno es el obrero de su salario” (1 Timoteo 5: 17,18).

Pablo recuerda a los ancianos de Efeso que les ha enseñado a ellos y a la iglesia todo el plan y propósito de Dios: «Porque no he rehuido anunciaros todo el consejo de Dios» (Hechos 20:27). Ahora llegaba el momento de que los ancianos hicieran la mismo. Puesto que se ordena a los ancianos que pastoreen al rebaño de Dios (Hechos 20:28; 1 Pedro 5:2), parte de la tarea pastoral es ocuparse de que las ovejas reciban el alimento de la Palabra.

Deben guiar al rebaño. En lenguaje bíblico, pastorear a una nación o a cualquier otro grupo de personas significa conducir o gobernar (2 Samuel 5:2, Salmos 78:71,72). Según Hechos 20 y 1 Pedro 5, los ancianos deben pastorear a la iglesia de Dios. Por la tanto, pastorear a una iglesia local significa, entre otras cosas, conducir a la congregación. Pablo escribió a la iglesia de Efeso: «Los ancianos que gobiernan (orientan, dirigen, administran) bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar» (1 Timoteo 5: 17). Los ancianos, entonces, tienen la responsabilidad de conducir, dirigir, gobernar, administrar y, por todos los medios, cuidar el rebaño de Dios.

En Tito 1:7, Pablo insiste en que el candidato a ser reconocido como anciano debe ser moral y espiritualmente irreprochable, porque será «administrador de Dios». Un administrador es alguien que atiende las cosas de una casa, alguien que tiene una responsabilidad formal sobre los sirvientes, sobre las posesiones y aun sobre las finanzas del amo. Los ancianos son mayordomos de la casa de Dios, la iglesia local. Los ancianos también son llamados «obispos», lo cual significa que supervisan y administran la iglesia. Pedro usa la forma verbal «apacentar» cuando exhorta a los ancianos: «Ruego a los ancianos que están entre vosotros… Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella» (1 Pedro 5: l, 2). En este caso, al exhortar a los ancianos a cumplir con su tarea Pedro combina los conceptos de pastorear y cuidar. Por lo tanto, podemos decir que la función global de los ancianos es ser pastores que cuidan la iglesia local.

Deben ayudar a satisfacer las muchas necesidades del rebaño. Además de las categorías amplias y más conocidas que hemos mencionado: proteger, alimentar y conducir el rebaño, los ancianos también tienen la responsabilidad de satisfacer las diversas necesidades prácticas de las ovejas. Por ejemplo, Santiago instruye a los miembros enfermos de la congregación a llamar a los ancianos de la iglesia: «¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor» (Santiago 5:14). Pablo exhorta a los ancianos en Efeso a cuidar a los miembros débiles y necesitados del rebaño: «En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir» (Hechos 20:35).

Como pastores del rebaño, los ancianos deben estar disponibles para satisfacer las necesidades de las ovejas. Esta responsabilidad incluye: visitar a los enfermos y consolar a los que están de duelo; fortalecer a los débiles; orar por todas las ovejas; visitar a los nuevos miembros; proveer consejo a las parejas que están por casarse, a las casadas y a las que se divorcian; y atender los muchos detalles que día a día se presentan en relación con la vida de la congregación.

Deben trabajar con esfuerzo y sacrificio. Cuando se considera el ser anciano de una iglesia como una posición de prestigio o como un cargo en una comisión eclesial, habrá muchos voluntarios para ocupar ese sitio. Pero cuando se lo percibe como un trabajo pastoral exigente, pocas personas corren a ofrecerse. Una de las razones por las que hay tan pocos ancianos pastores o buenos ancianos de iglesias es que, en general, los hombres son espiritualmente perezosos. Esta es una de las principales razones por las que la mayor parte de las iglesias no sigue el liderazgo de ancianos según el modelo bíblico. Los hombres prefieren que otros cumplan con las responsabilidades espirituales que le corresponden a ellos: sus esposas, los clérigos o los que desempeñan un trabajo profesional en la iglesia.

El liderazgo bíblico, sin embargo, no puede darse en una atmósfera de cristianismo nominal. No puede haber liderazgo bíblico en una iglesia donde no hay cristianismo bíblico. Para que el gobierno de la iglesia funcione eficientemente según el modelo bíblico, es preciso que haya hombres firmemente consagrados a vivir de acuerdo con los principios de discipulado que estableció el Señor. El liderazgo bíblico depende de que haya hombres que busquen primero el reino de Dios y su justicia (Mateo 6:33), hombres dispuestos a sacrificarse por el bien de otros, hombres que procuran amar de la manera en que Cristo amó, hombres con autodisciplina y disposición al sacrificio, hombres que han tomado la cruz y están dispuestos a sufrir por Cristo.

Algunas personas dicen: «No se puede pretender que los laicos lleven adelante una familia, trabajen todo el día y pastoreen una congregación”. Esta afirmación simplemente no es veraz. Muchas personas llevan adelante una familia, trabajan y consagran muchas horas al servicio de la comunidad, del club, de las actividades atléticas, o de las instituciones religiosas. Las sectas han llegado a constituir movimientos laicos con muchos miembros, que sobreviven principalmente por el tiempo y esfuerzo voluntario que aportan sus miembros. Nosotros, los cristianos que creemos en la Biblia, nos estamos convirtiendo en un grupo de creyentes perezosos, blandos, dispuestos a pagar para que otros se ocupen de hacer lo que nos corresponde. Es gratamente asombroso ver cuánto pueden lograr las personas cuando están realmente motivadas por llegar a una meta que valoran. Por ejemplo, he visto personas construir y remodelar sus casas en el tiempo libre. También he visto hombres que se disciplinan porque realmente quieren alcanzar un fenomenal conocimiento de las Escrituras, y lo logran.

Entonces el verdadero problema no reside en que los hombres tengan poco tiempo y energía sino en los conceptos erróneos sobre el trabajo, la vida cristiana, las prioridades en la vida y, muy especialmente, sobre el ministerio cristiano. Pablo dijo a los ancianos de Efeso:

«Antes vosotros sabéis que para lo que me ha sido necesario a mí y a los que están conmigo, estas manos me han servido. En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir» (Hechos 20:34, 35).

¿Cómo hacen los hombres que trabajan, para pastorear una iglesia y a la vez mantener una vida familiar piadosa y cuidar su empleo?

Pueden hacerlo porque se sacrifican a sí mismos, se disciplinan, tienen fe, perseveran, se esfuerzan y actúan en el poder del Espíritu Santo. R. Paul Stevens, escritor y profesor en Regent College en Vancouver, Columbia Británica, señala el rumbo correcto cuando escribe:

Para que los «fabricantes de tiendas» puedan sobrevivir en tres trabajos de tiempo completo (el empleo, la familia y el servicio en la iglesia) deben llevar un estilo de vida sacrificial. Los fabricantes de tiendas han de llevar una vida modesta y deben encontrar descanso y recreación, literalmente, en el ritmo del servicio a Cristo (Mateo 11:28). Deben estar dispuestos a renunciar a cierta cuota de éxito en sus carreras y a parte de las diversiones, a cambio del privilegio de ganar el premio del que habla el apóstol (Filipenses 3:14). Muchos querrían servir en la iglesia según el modelo de fabricantes de tiendas, si pudieran, a la vez, ser ricos y llevar un estilo de vida descansado y culto. Pero la verdad es que un ministerio valioso para la iglesia y la comunidad sólo se logra mediante el sacrificio.[5]

Liderazgo compartido
El liderazgo compartido no debiera ser un concepto novedoso para un cristiano familiarizado con las Escrituras. El liderazgo en equipo está enraizado en las enseñanzas del Antiguo Testamento de los ancianos de Israel, y en la manera en que Jesús fundó el apostolado. Aunque se lo pasa por alto, es sumamente significativo que el Señor no designó un solo hombre para liderar a su iglesia. El personalmente seleccionó y capacitó a doce hombres. Jesucristo dio a la iglesia pluralidad de  liderazgo. Los Doce constituyeron el primer consejo de líderes de la iglesia y, como equipo, dirigieron y enseñaron a la primera comunidad cristiana de una manera realmente ejemplar. Los Doce  proveyeron un maravilloso ejemplo de unidad, de amor fraternal humilde, y de una estructura de liderazgo compartido.

El liderazgo colegiado también se demostró en el grupo de Siete que fue designado para aliviar a los Doce de la responsabilidad de distribuir fondos entre las viudas de la iglesia (Hechos 6:3-6). Los Siete fueron un prototipo de los diáconos que vinieron luego[6]. No hay ninguna indicación de que alguno de los Siete fuera jefe y los demás asistentes. Como un cuerpo de siervos, trabajaron en beneficio de la iglesia en Jerusalén.

Tomando en cuenta toda la evidencia que tenemos, los diáconos, al igual que los líderes,  constituyeron un cuerpo colegiado de líderes.

El Nuevo Testamento muestra que la conducción pastoral de muchas de las primeras iglesias se asignaba a un grupo de ancianos. Así fue en las primeras iglesias judeocristianas en Jerusalén, en Judea y en los países vecinos, así como en muchas de las primeras congregaciones cristianas entre los gentiles. Es interesante notar que los protestantes no se oponen al modelo colegiado para el diaconado, ni reducen esta función a una sola persona en la congregación; en cambio, muchos protestantes se oponen al ejercicio del liderazgo compartido entre ancianos. Es absurdo que la mayor parte de los cristianos no tenga ningún problema en aceptar un equipo de diáconos en la congregación pero se muestren, en cambio, irracionalmente temerosos de que se designe a un grupo de ancianos, aunque esta institución está aún más confirmada en el Nuevo Testamento que la del diaconado. Pese a tales temores, el liderazgo compartido de ancianos es tan necesario como el trabajo en equipo de los diáconos.

Estoy convencido de que la razón por la que muchos cristianos sienten temor al liderazgo plural es que realmente no entienden el concepto neotestamentario de este modelo ni los enormes beneficios que rinde a una iglesia local. El liderazgo de los ancianos, tal como lo vemos en el Nuevo Testamento, no es, como muchos piensan, un cargo de prestigio en una comisión eclesial, abierto a cualquiera y a todo aquel que desee ocupar esa posición. Por el contrario, el gobierno de la iglesia según el modelo del Nuevo Testamento requiere personas calificadas que cumplan con ciertos requisitos morales y espirituales específicos antes de ser designados para ese servicio (1 Timoteo 3:1-7) . Las cualidades de tales candidatos deben ser públicamente examinadas por la iglesia (1 Timoteo 3:10) y los ancianos seleccionados deben ser públicamente puestos en su función (1 Timoteo 5:22; Hechos 14:23). Deben estar motivados y ungidos por el Espíritu Santo para el trabajo que van a realizar (Hechos 20:28).

Finalmente, deben ser personas reconocidas, amadas y honradas por toda la congregación. Esta honra dada por la iglesia incluye la provisión de sostén económico para aquellos que están excepcionalmente dotados para predicar y enseñar, lo que permite a algunos de los ancianos dedicarse al servicio tiempo parcial o total a la iglesia (1 Timoteo 5:17,18). Visto así, un equipo de ancianos calificados, consagrados y apuntados por el Espíritu Santo no es una comisión pasiva e ineficiente; más bien, es una efectiva estructura de liderazgo que beneficia enormemente a la familia de la iglesia.

Un concilio de iguales. El liderazgo ejercido por un cuerpo de ancianos es una forma de gobierno que se encuentra en casi todas las sociedades primitivas del antiguo Cercano Oriente. Fue la estructura fundamental de gobierno de la nación de Israel a lo largo de toda su historia, en la época del Antiguo Testamento (Exodo 3: 16; Esdras 10:8).

Para Israel, que era una sociedad tribal y patriarcal, el liderazgo de ancianos era tan esencial como la unidad familiar. De modo que cuando el Nuevo Testamento registra que Pablo, un judío totalmente inmerso en su cultura y en las enseñanzas del Antiguo Testamento, designó ancianos para las iglesias que había fundado (Hechos 14:23), esto significa que el apóstol había dejado organizado un consejo  de ancianos en cada una de las iglesias locales.

Por definición, el liderazgo por medio de ancianos es una estructura de gobierno colegiado en el que todos los miembros tienen la misma posición, autoridad y responsabilidad. Hay diferentes nombres para designar esta organización de gobierno. Formalmente se la describe como conjunta, corporativa o colegiada. En términos contemporáneos, se define como liderazgo múltiple, colegiado, compartido o en equipo. Uso estos términos en forma intercambiable a lo largo de este libro. Al liderazgo colegiado se oponen el liderazgo unitario, el gobierno monárquico y el mando unipersonal.

Primero entre un concilio de iguales: Líderes entre los líderes. Un aspecto de Liderazgo bíblico —sumamente importante pero muy mal comprendido— es el principio de «primero entre iguales» (ver 1 Timoteo 5:17). Por no haber comprendido este principio, en algunos casos el gobierno de los ancianos resulta trágicamente ineficaz para el cuidado pastoral y el liderazgo. Aunque los ancianos deben actuar en conjunto, como un equipo, y comparten igual autoridad y responsabilidad por la conducción de la iglesia, no todos los ancianos son igualmente dotados ni tienen igual  conocimiento bíblico, habilidad de conducción, experiencia ni dedicación a la tarea. Por lo tanto, aquellos ancianos especialmente dotados para el liderazgo o la enseñanza, naturalmente van a sobresalir entre los ancianos como líderes y maestros de ese cuerpo de líderes. Esto es lo que los romanos llamaban primus interpares, que significa «primero entre iguales».

El principio «primero entre iguales» fue tenido en cuenta por nuestro Señor en su trato con los doce apóstoles. Jesús eligió y dio poder a todos ellos para predicar y para sanar, pero seleccionó a tres para darles especial atención: Pedro, Santiago y Juan («primeros entre iguales») y entre estos tres, como también entre los Doce, Pedro se destacó como el más prominente («primero entre iguales»).

Como líder natural, principal vocero del grupo, y hombre de acción, Pedro desafió, estimuló, fortaleció y movilizó al grupo. Sin él, el grupo hubiera sido menos eficaz. Si bien estaba rodeado por otros once apóstoles que eran sus iguales, Pedro llegó a ser más fuerte, más equilibrado y más protegido de su carácter impulsivo y sus temores. A pesar de su notable liderazgo y sus habilidades retóricas, Pedro no tenía ningún rango jerárquico por encima de los once restantes. Estos no eran subordinados de Pedro.  No eran sus empleados ni su cuerpo de asistentes. El no era el «pastor principal» de los apóstoles. Simplemente era un primero entre iguales, con la aprobación del Señor.

La relación que se establece en el liderazgo con una persona que actúa como principal entre sus pares, se observa también entre los Siete, que, como ya vimos, fueron elegidos para aliviar a los apóstoles de ciertas responsabilidades (Hechos 6). Felipe y Esteban se destacan como figuras prominentes entre los otros cinco hermanos designados (Hechos 6:8-7:60; 8:5-40; 21:8). Sin embargo, hasta donde indica el relato, ninguno de los dos tenía un título especial o una posición por encima de los demás.

El concepto de «primero entre iguales» también tiene respaldo en la relación establecida entre Pablo y Bernabé durante su primer viaje misionero. Ambos eran apóstoles, pero Pablo era un «primero entre iguales» porque era el «vocero principal», y un dinámico líder (Hechos 13: 13; 14:12). Aunque resulta claro que Pablo era el más dotado de los dos, no ocupaba un cargo jerárquico por encima de Bernabé; trabajaban como colegas en la obra del evangelio. Una relación similar parece haber existido entre P ablo y Silas, que también era un apóstol (1 Tesalonicenses 2:6).

Finalmente, el concepto de «primero entre iguales» se refleja en la forma en que las congregaciones han de honrar a sus ancianos. Con respecto a los ancianos en la iglesia de Efeso, Pablo escribe: «Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar. Pues la Escritura dice: No pondrás bozal al buey que trilla; y: Digno es el obrero de su salario» (1 Timoteo 5: 17, 18). Todos los ancianos han de ser capaces de enseñar la Palabra, pero no todos ellos desean dedicarse por completo a la predicación y a la enseñanza. La iglesia local debe proveer para el sostén económico de aquellos que están especialmente dotados para la enseñanza y dedican tiempo a ello. Seamos claros respecto al hecho de que es el don espiritual de los ancianos lo que hace que la iglesia crezca y prospere espiritualmente, no simplemente la forma de gobierno en sí misma.

Esto no significa, sin embargo, que los ancianos que son primeros entre sus pares deben llevar a cabo toda la tarea de pensar y tomar decisiones, en nombre del grupo, o que deban convertirse en «pastores» mientras los demás continúan siendo «simplemente ancianos». Dar a uno de ellos la designación de «pastor» y a los demás llamarlos «ancianos», es algo que carece de fundamento bíblico. Esto no dará como resultado un gobierno acorde al modelo bíblico. Por lo menos en la práctica, creará una separación, un cargo superior por encima de los ancianos, tal como ocurrió a principios del siglo XI, con la división entre «obispos» y «ancianos».

La ventaja del concepto de «primero entre iguales» es que permite una diversidad funcional basada en los dones, en el seno de un cuerpo de ancianos, sin crear por ello un cargo jerárquico formal por encima de los pares. De la misma forma en que Pedro y Juan, que eran líderes entre los apóstoles, no llevaban un título especial ni nada que los distinguiera de los demás apóstoles, los ancianos que reciben doble honra no constituyen una clase oficial ni reciben título alguno. Los ancianos que enseñan la Palabra y que ejercen un buen liderazgo son, en términos de las Escrituras, «líderes entre sus hermanos» (ver Hechos 15:22).

Liderazgo masculino
Hay muchos aspectos del modelo bíblico de liderazgo que ofenden a la gente que asiste a la iglesia actualmente: el concepto de un cuerpo de ancianos que brinda cuidado pastoral, la existencia de un liderazgo ejercido por un grupo de pastores y la idea de un liderazgo laico o no clerical. Sin embargo, lo más objetable para muchos contemporáneos es el concepto bíblico de un liderazgo exclusivamente masculino.

Para los cristianos que creen en la Biblia, el principal ejemplo de liderazgo masculino se encuentra en la persona de Jesucristo. El dato más obvio es que Cristo vino al mundo como Hijo de Dios, no como hija de Dios. La masculinidad de Jesús no fue un factor arbitrario. Se trataba de un aspecto teológicamente necesario, absolutamente esencial para su persona y su obra.

Durante su ministerio terrenal, Jesús capacitó y designó a doce hombres a quienes llamó apóstoles (Lucas 6:13). La selección que hizo Jesús de un apostolado exclusivamente masculino confirmaba el orden de la creación, tal como se presenta en Génesis 2:18-25. Lucas nos informa que antes de elegir a los Doce, Jesús pasó toda la noche en oración con su Padre (Lucas 6:12). Como Hijo perfecto, en completa obediencia y sumisión a la voluntad del Padre, Jesús designó doce hombres para ser sus apóstoles. Estos hombres eran los que Dios Padre había elegido. La selección de doce apóstoles varones por parte de Jesús estaba fundamentada en los principios y en la dirección divinos, no en las costumbres o tradiciones locales.

Como hemos visto, los Doce siguieron el ejemplo de su Señor y Maestro al designar siete hombres, no siete hombres y mujeres, cuando fue necesario nombrar un grupo de personas para cuidar de las viudas de la iglesia y la administración del dinero (Hechos 6:1-6). Treinta años después de la ascensión de Cristo al cielo, Pedro escribió a las iglesias en el noroeste de Asia Menor y exhortó a las hermanas creyentes a someterse a sus esposos tal como las «mujeres piadosas» del Antiguo Testamento lo habían hecho (1 Pedro 3:5). También exhortó a los esposos a cuidar a sus esposas y les recordó que ellas eran coherederas de «la gracia de vida» (1 Pedro 3:7). Es decir que Pedro siguió el ejemplo de su Señor y enseñó a la vez la diferencia en las funciones y la igualdad esencial de hombres y mujeres.

El modelo bíblico del liderazgo masculino se mantuvo a lo largo de la época del Nuevo Testamento. Al considerar la relación del matrimonio, Pablo definió con precisión el orden divino de la relación entre esposo y esposa. En total coincidencia con las instrucciones de Pedro sobre la sumisión de las esposas a sus maridos, Pablo enseña que el esposo ha recibido poder y tiene la responsabilidad de ser el líder en la relación matrimonial, y a las esposas les instruye a someterse a sus maridos «como al Señor». Los siguientes pasajes hablan por sí mismos:

  • «Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; porque el marido es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador» (Efesios 5:22).
  • «Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo» (Efesios 5:24).
  • «Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador» (Efesios 5:23).
  • «Casadas, estad sujetas a vuestros maridos, como conviene en el Señor» (Colosenses 3:18).
  • «Pero tú habla lo que está de acuerdo con la sana doctrina…; que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos, a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada» (Tito 2:1,4,5).

De la misma forma en que Pablo enseña el liderazgo masculino en la familia, instruye sobre el  liderazgo masculino en la iglesia local (1 Timoteo 2:8-3:7) . Puesto que la familia es la unidad social básica y el hombre es la autoridad establecida para la familia, es de esperar que sean los hombres los que lleguen a ser ancianos en la organización familiar más amplia, la iglesia. Observe las instrucciones que da Pablo en 1 Timoteo 2:12: «Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio.» De la misma forma en que cada familia se gobierna de acuerdo con ciertas pautas, así también la iglesia local es gobernada según determinados principios de comportamiento y organización social. La carta de 1 Timoteo se ocupa específicamente de cuestiones referidas al orden y comportamiento apropiado de hombres, mujeres y ancianos en la familia de la iglesia local. A Timoteo, su representante en Éfeso, Pablo le escribe: «Esto te escribo, aunque tengo la esperanza de ir pronto a verte, para que si tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad» (1 Timoteo 3: 14, 15).

Un aspecto importante en la organización social de la iglesia se refiere a la conducta de las mujeres en la congregación. En la iglesia de Efeso, como resultado de falsas enseñanzas que al parecer  cuestionaban la validez de los roles tradicionales de cada género, las mujeres cristianas estaban actuando de manera contraria a la conducta cristiana aceptable. A fin de frenar la conducta inapropiada de las mujeres en la iglesia, Pablo reitera los principios cristianos sobre el comportamiento femenino:

«La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción. Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio. Porque Adán fue formado primero; después Eva; y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión» (1 Timoteo 2:11-14).

Este pasaje debiera dejar definido el asunto de la participación de mujeres en el liderazgo de ancianos. Pablo prohíbe a la mujer hacer dos cosas: (1) enseñar a los hombres en la iglesia; (2) ejercer autoridad sobre los hombres.

Observe que inmediatamente después de las instrucciones en 1 Timoteo 2:11-15; dónde se prohíbe a las mujeres enseñar y tener autoridad sobre los hombres, Pablo enumera los requisitos para quienes deben supervisar la iglesia local (1 Timoteo 3:1-7). Es significativo que esta enumeración da por sentado que se está hablando de hombres. Allí se dice que el líder ha de ser «marido de una sola mujer» y «uno que sepa administrar bien su casa» (1 Timoteo 3:2b, 4a). En este pasaje Pablo no da sugerencia alguna respecto a mujeres en el liderazgo.

Liderazgo competente
En una carta dirigida a un joven presbítero llamado Nepote, fechada en 394, Jerónimo (345-419 d.C.) reprende a las iglesias de su época por la hipocresía que muestran al ocuparse más de la apariencia de los edificios en que se congregan que de la selección cuidadosa de los líderes de la congregación: «Muchos construyen templos hoy; sus paredes y columnas son de reluciente mármol, el cielorraso resplandeciente de oro, los altares cargados de joyas. Pero no se presta atención alguna a la selección de los ministros de Cristo.[7]

Muchas iglesias contemporáneas repiten el mismo error. Parecen desconocer las cualidades que según la Biblia deben caracterizar a sus líderes espirituales; también parecen olvidar que cada congregación debe examinar cuidadosamente a todos los candidatos al liderazgo para comprobar sus condiciones a la luz de las pautas bíblicas (1 Timoteo 3:10) . El error más común que hacen las iglesias ansiosas por poner en vigor el modelo bíblico de liderazgo es el de designar hombres que no reúnen los requisitos que la Biblia establece. Puesto que siempre hay necesidad de más pastores, la tentación es permitir que hombres no calificados y sin preparación adecuada asuman el liderazgo en la congregación. Sin embargo, esta es una fórmula que ha demostrado con creces que conduce al fracaso. Un liderazgo bíblico requiere ancianos bíblicamente calificados.

Una preocupación primordial del Nuevo Testamento en relación con el liderazgo de iglesia es asegurar que los hombres designados como ancianos y como diáconos sean los apropiados. Las funciones en la iglesia de Dios no son posiciones honorables concedidas a individuos que han asistido fielmente a la iglesia o que ya son entrados en años. Tampoco son cargos en una comisión en los cuales ubicar a los buenos amigos, a los grandes donantes o a individuos con personalidad atractiva. No son cargos que sólo los graduados del seminario pueden ocupar. Las funciones que desempeñan en la iglesia tanto los ancianos como los diáconos están accesibles a todos los hombres que cumplan con los requisitos bíblicos apostólicos.

El Nuevo Testamento recalca esto de manera inequívoca. Considere los siguientes puntos:

  • A la preocupada congregación de Efeso, Pablo le insiste que para ser una iglesia adecuadamente constituida de acuerdo a los criterios bíblicos, debe tener líderes calificados y aprobados (1 Timoteo 3:14, 15): “Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra desea. Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar; no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro; que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?); no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo. También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera, para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo” (1 Timoteo 3:1- 7).
  • Como ya hemos visto, Pablo también insiste que los candidatos a ancianos y a diáconos sean examinados públicamente a la luz de la siguiente lista de requisitos: «Y éstos también sean sometidos a prueba primero, y entonces ejerzan el diaconado, si son irreprensibles» (1 Timoteo 3:10; cf. 5:24, 25).
  • Cuando da instrucciones a Tito sobre cómo organizar las iglesias en la isla de Creta, Pablo les recuerda que designen solamente a hombres moral y espiritualmente idóneos para actuar como ancianos. Al definir en una carta los requisitos que debe reunir un anciano, Pablo determina una lista formal de requisitos que debe guiar a la iglesia local en la selección de los ancianos y da pautas para que los ancianos rindan cuentas de su función a la congregación: “Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses ancianos en cada ciudad así como yo te mandé; el que fuere irreprensible, marido de una sola mujer, y tenga hijos creyentes que no estén acusados de disolución ni de rebeldía. Porque es necesario que el obispo sea irreprensible, como administrador de Dios; no soberbio, no iracundo, no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino hospedador, amante de lo bueno, sobrio, justo, santo, dueño de sí mismo, retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada, para que también pueda exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen” (Tito 1:5-9).
  • Cuando escribe a las iglesias esparcidas por todo el noroeste de Asia Menor, Pedro habla de la clase de hombres que pueden ser elegidos como ancianos. Exhorta a estos a ser pastores del rebaño: «Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por la fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto; no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey» (1 Pedro 5:2,3).

Es valioso destacar que el Nuevo Testamento provee más instrucción concerniente a las características que deben reunir los ancianos que a cualquier otro aspecto del liderazgo. No se requieren esas  cualidades de todos los maestros o evangelistas. Un individuo puede ser un dotado evangelista, usado por Dios en esa función, pero no reunir las calificaciones para ser parte del liderazgo de la iglesia. Un individuo puede ser evangelista inmediatamente después de su conversión, pero las Escrituras afirman que un nuevo converso no puede ser elegido anciano: «No un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo» (1 Timoteo 3:6).

Cuando hablamos de los requisitos para ser reconocido anciano, la mayor parte de la gente piensa que estas cualidades son diferentes de las que deben caracterizar a los clérigos. Sin embargo, el Nuevo Testamento no tiene requisitos diferentes para los ministros profesionales y los ancianos laicos. La razón es simple: pastores, ancianos y diáconos no son oficios separados en las congregaciones que siguen el modelo neotestamentario. Desde la perspectiva del Nuevo Testamento, cualquier hombre en la congregación que desea pastorear al pueblo de Dios y que reúne los requisitos que Dios establece para esa función, puede ser reconocido como anciano pastor.

Las condiciones escriturales pueden dividirse en tres amplias categorías: las que se relacionan al carácter moral y espiritual, a las capacidades, y a la motivación dada por el Espíritu.

El carácter moral y espiritual. La mayoría de los requisitos bíblicos se refieren a las cualidades morales y espirituales del candidato. La primera y principal calificación es la de ser «irreprensible». El significado de la expresión «irreprensible» se define por las características personales que enumeran luego los pasajes. En las dos listas de cualidades de ancianos que presenta Pablo, la primera virtud personal concreta que se menciona es la de «ser marido de una sola mujer». Esto significa que cada anciano debe ser irreprensible en lo que se refiere a su vida matrimonial y sexual.

Las otras cualidades de carácter enfatizan la integridad, la autodisciplina y la madurez espiritual. Puesto que los ancianos gobiernan al conjunto de la iglesia, cada uno de ellos debe ser  autodisciplinado en el uso del dinero, en el consumo de alcohol y en el ejercicio de la autoridad pastoral. Puesto que cada anciano debe ser un ejemplo de vida cristiana, ha de ser espiritualmente devoto, íntegro, consagrado a lo bueno, hospitalario y respetado entre los incrédulos por su conducta moral. En el trabajo pastoral es fundamental la habilidad para las relaciones personales.

Por lo tanto, un pastor debe ser amable, dueño de sí mismo, sensato y no pendenciero. Un hombre airado e impulsivo hiere a las personas. Por lo tanto, un anciano no debe tener actitud dictatorial, no ha de irritarse fácilmente, ni ser egocéntrico. Finalmente, un anciano no debe ser un converso reciente. Debe ser espiritualmente maduro, humilde, y debe haber mostrado a lo largo del tiempo que es un fiel discípulo de Jesucristo.

Capacidades. Entre las condiciones de los ancianos, hay tres requisitos que conciernen a sus capacidades para el desempeño de la función. Debe ser una persona capaz de administrar bien su casa, debe proveer un modelo de vida cristiana que otros puedan imitar, y debe ser capaz de enseñar y defender la fe.

Capaz de administrar bien su casa. Las Escrituras afirman que es preciso que el anciano «gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?)». (1 Timoteo 3:4,5). Los puritanos se referían a la familia como «la iglesia pequeña». Esta imagen es coherente con el argumento de las Escrituras: si un hombre no puede pastorear a su familia, no podrá pastorear a la familia extendida que es la iglesia.

Administrar la iglesia local se parece más a la administración de una familia que a la gerencia de un negocio o la conducción de una provincia.

Un hombre puede tener éxito en la empresa, ser un funcionario público competente, un gerente brillante o un jefe máximo del ejército, pero resultar un pésimo anciano o padre. Por lo tanto, la capacidad de un hombre para gobernar bien su casa es un requisito preliminar para que alguien pueda gobernar la casa de Dios.

Ser un ejemplo que otros puedan imitar. Un anciano debe ofrecer un modelo de la vida cristiana que otros quieran seguir. Pedro recomienda a los ancianos en Asia que «sean ejemplos del rebaño» (1 Pedro 5:3). Si un hombre no es un modelo de piedad que otros puedan imitar, no puede ser anciano, aun si fuera un buen maestro o un excelente administrador. La principal manera de inspirar e influenciar al pueblo de Dios, es mediante el ejemplo personal. El carácter y los hechos, no la posición oficial o el título, son las cualidades que realmente ejercen una influencia permanente en otros. Hoy, hombres y mujeres anhelan ejemplos auténticos de un verdadero cristianismo en acción. ¿Quién puede proveer mejor ese ejemplo cotidiano y a largo plazo de vida familiar, laboral y eclesiástica que el anciano de la congregación? Por eso es importante que el anciano, como imitador de Cristo, pastoree el rebaño como Cristo lo haría.

Capaz de enseñar y defender la fe. No importa cuánto éxito tenga un hombre en los negocios, con cuánta elocuencia pueda hablar o cuán inteligente sea, si no está firmemente comprometido con la doctrina del Nuevo Testamento y si no es capaz de instruir a las personas en la doctrina cristiana, de acuerdo con las pautas bíblicas, no está calificado para ser un anciano (1 Timoteo 3:2; Tito 1:9).

El Nuevo Testamento requiere que un anciano pastor sea «retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada, para que también pueda exhortar con sana enseñanza y convencer a los que  contradicen» (Tito 1:9). Esto significa que un anciano debe adherir con firmeza a la enseñanza ortodoxa, histórica y bíblica. «Los ancianos no deben ser elegidos entre aquellos que juguetean con nuevas doctrinas», dice un comentarista.[8] Puesto que la iglesia local es «columna y baluarte de la verdad» (1 Timoteo 3:15), sus líderes deben ser pilares sólidos de la doctrina bíblica. De lo contrario, la casa se derrumbaría. Y puesto que la iglesia local también es un pequeño rebaño que transita por terrenos peligrosos infestados de «lobos salvajes», sólo los pastores que conocen el camino pueden detectar a los lobos y guiar al rebaño con seguridad a su destino. Un anciano, entonces, debe caracterizarse por la integridad doctrinal.

Es esencial que el anciano esté firmemente consagrado a la doctrina apostólica bíblica, «para que también pueda exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen» (Tito 1:9). Por lo tanto, se requiere del candidato que haya dedicado unos años a leer y estudiar las Escrituras, que pueda razonar con inteligencia y analizar de manera coherente los temas bíblicos; que pueda expresar sus convicciones doctrinales y que tenga la elocuencia y disposición para enseñar a otros. No debiera haber confusión alguna, entonces, respecto a la tarea que el Nuevo Testamento encomienda a los ancianos. Ha de enseñar y exhortar a la congregación en la sana doctrina y ha de defender la verdad ante los falsos maestros. Esta es la gran diferencia entre ancianos que integran una comisión y ancianos pastores. Los ancianos según el modelo neotestamentario son a la vez guardianes y maestros de la sana doctrina bíblica.

Debe ser motivado por el Espíritu Santo para la tarea. Un requisito obvio pero no por ello menos importante, es el deseo personal del anciano de amar y cuidar al pueblo de Dios. Pablo y los primeros cristianos aplaudían esa disposición y dieron origen a un dicho cristiano popular:

«Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra desea» (1 Timoteo 3:1).

Pedro también insiste en que un anciano debe pastorear al rebaño con agrado y de manera voluntaria (1 Pedro 5:2). Pedro sabía por experiencia personal que si alguien concibe la tarea pastoral como una obligación indeseable, no podrá llevar a cabo la labor de cuidar el rebaño. Un anciano que sirve a la iglesia  protestando, o bajo constante presión, es incapaz de cuidar genuinamente a las personas. Será un pastor descontento, impaciente, lleno de culpa y de temor, ineficiente. Pastorear al pueblo de Dios a través de este mundo cargado de angustia y pecado, es una tarea demasiado difícil, demasiado cargada de problemas, peligros y exigencias como para encomendarla a alguien que carece de la voluntad y el deseo de hacer con eficiencia la tarea.

Un deseo genuino de guiar a la familia de Dios es siempre inspirado por el Espíritu Santo. Pablo recuerda a los ancianos de Efeso que el Espíritu Santo (no la iglesia o los apóstoles) es quien los designó como obispos sobre la iglesia, para pastorear al rebaño de Dios (Hechos 20:28).

El Espíritu los llamó como pastores de la iglesia y les dio la motivación necesaria para cuidar del rebaño. El Espíritu plantó el anhelo pastoral en sus corazones. El les dio el empuje y la fortaleza para hacer el trabajo y también la sabiduría y los dones apropiados para cuidar de las ovejas. Los ancianos fueron la sabia elección que Dios hizo para completar su obra. En la iglesia de Dios, no es la voluntad humana lo que cuenta sino la voluntad y la estrategia de Dios. De modo que el Espíritu Santo da la motivación y los dones para la tarea sólo a los hombres que cumplen los requisitos para el liderazgo.

Un liderazgo bíblico, entonces, es un equipo de líderes pastores que cumplen los requisitos que la Biblia establece. Un grupo de ancianos que no llenan esos requisitos no brinda ningún beneficio válido a la iglesia local. Concuerdo plenamente con el consejo de Jon Zens, cuando escribe: «Es mejor no tener ancianos que designar a las personas erróneas.[9] La iglesia local debe con toda sinceridad insistir en que los ancianos cumplan las pautas bíblicas, aun si es preciso esperar por años para que tales hombres se desarrollen.

Liderazgo de siervos

De la misma forma en que el cristianismo influenció en el imperio romano, el mundo grecorromano también afectó el curso del cristianismo.

Al referirse a las influencias paganas sobre el cristianismo primitivo, Kenneth Scott Latourette, el  famoso historiador de la iglesia y profesor de misiones cristianas, afirma que los conceptos romanos sobre poder y gobierno corrompieron la vida y la organización de las iglesias primitivas. Este  investigador señala la penetración en la iglesia «de ideales contrarios al evangelio, especialmente el concepto del uso del poder, un concepto que estaba en franco contraste con lo que había mostrado Jesús en su vida y enseñanza, en la cruz y en su resurrección».[10] Esto, sigue diciendo Latourette, demostró ser «una amenaza casi desastrosa (para el cristianismo).[11]

Creo que es más acertado decir que los cambios de concepto y estructura que tuvieron lugar en el seno de la iglesia durante las primeros siglos del cristianismo fueron desastrosos. El cristianismo, que es la más humilde de las religiones, se degeneró y convirtió en la organización religiosa jerárquica más ambiciosa de poder que existe sobre la tierra.

Después de que el emperador Constantino elevó el cristianismo a la categoría de religión oficial, en el año 312 d.C., los cristianos que antes habían sido perseguidos se transformaron en perseguidores de todo aquello que se les opusiera. Surgió una casta clerical y sacerdotal que carecía de respaldo bíblico, ambiciosa de poder, prestigio y autoridad.

Hasta los emperadores romanos llegaron a tener influencia en el desarrollo de las iglesias cristianas. El carácter prístino de las comunidades de la iglesia en el Nuevo Testamento se había perdido.

Sin embargo, cuando leemos los Evangelios podemos ver cómo los principios que caracterizan una comunidad fraternal, llena de amor, de humildad y de disposición al servicio, formaban parte de la esencia de la enseñanza de Cristo. Lamentablemente, como muchos de aquellos primeros cristianos, hemos sido lentos para entender estas grandes virtudes y especialmente lentos para aplicarlas a la estructura de la iglesia y a su estilo de gobierno.

Los ancianos que siguen el modelo de Cristo y del Nuevo Testamento son líderes siervos, no  legisladores ni dictadores. Dios no quiere que su pueblo sea abusado por tiranos mezquinos y egocéntricos. Los ancianos han de elegir una vida de servicio en bien de los demás. Tal como hizo Cristo, han de sacrificar tiempo y energía en beneficio de otros. Sólo los ancianos que son servidores amables y humildes pueden mostrar de una manera genuina la vida incomparable de Jesucristo ante sus congregaciones y ante el mundo que los observa.

Con todo, es posible que el equipo de ancianos se desvíe y se convierta en un grupo autocrático y egoísta. Por eso el apóstol Pedro, usando la misma terminología de Jesús, advierte a los ancianos en Asia contra el ejercicio abusivo y tiránico del liderazgo: «No como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey» (1 Pedro 5:3). Pedro también encomienda a los ancianos, lo mismo que a todos los miembros en la congregación, a revestirse de humildad, tal como Jesús se vistió de humildad: «Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes» (1 Pedro 5:5b).

Pablo les recuerda a los ancianos en Efeso que deben ser ejemplo de humildad. En Hechos 20:19, describe su propia manera de «servir al Señor con toda humildad» e implica que los ancianos también deben servir al Señor con la misma actitud. Puesto que el orgullo es una tentación que nos acecha, un cristiano principiante no debe ser designado como anciano (1 Timoteo 3:6).

Además de pastorear a otros con una actitud de servicio, los ancianos deben relacionarse entre ellos con humildad y amor. Deben ser capaces de llegar entre ellos al consenso pacientemente, ceder, persuadir, escuchar, aceptar el desacuerdo, perdonar, recibir reprensión y corrección, confesar pecado y reconocer el punto de vista sabio en otros, aun en aquellos con quienes no están de acuerdo. Deben ser capaces de someterse unos a otros, hablar con gentileza y amabilidad unos con otros; ser pacientes, capaces de ceder y de expresar lo que piensan, con franqueza, en una actitud de verdad y de amor. Los ancianos más fuertes y más dotados no deben usar sus talentos, como a veces ocurre en esos casos, para imponer su manera de pensar con la amenaza de abandonar la iglesia y llevar consigo a sus seguidores. Esa actitud egoísta genera luchas desagradables y carnales que hacen peligrar la unidad y la paz de toda la congregación.

El hecho de que un anciano brinde servicio con humildad no implica falta de autoridad. Los términos con que el Nuevo Testamento describe la posición y el trabajo de los ancianos (administradores de Dios, obispos, pastores, líderes) son expresiones que denotan autoridad y responsabilidad. Pedro no hubiese podido advertir a los ancianos en Asia para que no actúen «como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado» (1 Pedro 5:3) si los ancianos no hubiesen tenido autoridad.

Como pastores de la iglesia, han recibido autoridad para guiar y proteger a la iglesia local (Hechos 20:28-31). La clave está en la actitud con que los ancianos ejercen tal autoridad.

Siguiendo el modelo bíblico, los ancianos no deben aplicar con mano dura la autoridad que han recibido. No deben usar tácticas de manipulación, ni luchas de poder, ni mostrarse arrogantes y distantes.

Nunca deben suponer que no tienen por qué rendir cuentas ante sus hermanos en la fe o ante Dios. Los ancianos no deben ser autoritarios, ya que esta actitud es incompatible con el servicio humilde. Cuando reflexionamos en el ejemplo de Pablo y en el de nuestro Señor, llegamos a la conclusión de que los ancianos según el modelo bíblico no son dictadores; son conductores. Los verdaderos ancianos no controlan la conciencia de sus hermanos sino que apelan a ellos para que sigan con fidelidad la Palabra de Dios. Por amor, los ancianos auténticos sufren y llevan la carga de las personas difíciles y de los problemas, a fin de que las ovejas no se lastimen. Los ancianos deben soportar la  incomprensión y las faltas cometidas por otros, para que la asamblea pueda vivir en paz.

Los líderes siervos pierden sueño para que otros descansen. Hacen enormes sacrificios personales de tiempo y de energía en bien de los demás. Se consideran a sí mismos como hombres puestos bajo autoridad.

Dependen de Dios para recibir de él sabiduría y ayuda, no de su propio poder y sagacidad. Enfrentan feroces ataques de los falsos maestros.

Cuidan la apertura y libertad de Cristo en la comunidad, para que los santos sean estimulados a desarrollar sus dones, a madurar y a servirse unos a otros. En resumen, citando el gran capítulo de Pablo sobre el amor, podemos decir que un anciano siervo es «sufrido… benigno… no tiene envidia… no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta» (1 Corintios 13:4-7).

[4]. Victor A. Constien: The Caring Elder: A Training Manual for Serving, Concordia, St. Louis, 1986, p. 10.

[5]. R. Paul Stevens: Liberating the Laity, InterVarsity, Downers Grove, 1985, p. 147.

[6]. Ver Alexander Strauch: The New Testament Deacon: The Church’s Minister of Mercy, Lewis & Roth, Littleton, 1992, p. 44-54.

[7]. Jerónimo: «Carta 52» en The Nicene and Post-Nicene Fathers, 14 vol., Segunda Serie, editado por Schaff y Henry Wace, Eerdmans, Grand Rapids, s.f., 6:94.

[8]. Philip H. Towner: 1-2 Timothy & Titus, Serie de Comentarios del Nuevo Testamento, InterVarsity Press, Downers Grove, 1994, p. 228.

[9]. Jon Zens: The Major Concepts of Eldership in the New Testament, Baptist Reformation Review #7, verano 1978: 29.

[10]. Kenneth Scott Latourette: History of Christianity, 2 vol., 2da. edición, Harper & Row, N. York, 1975, 1:269.

[11]. Ibid, 261.