Reconocer ancianos, una instrucción apostólica